domingo, 23 de noviembre de 2014

EL ESPÍA QUE SURGIÓ DEL FRÍO - JOHN LE CARRÉ

OPINIÓN: André Jute, en su obra Cómo escribir un thriller escribió que la mejor novela de espías de todos los tiempos es El espía que surgió del frío. Hace años me quedé con ese dato y por fin me he decidido a leer la Le Carré. 
El propósito de ese tipo de novelas no es otro que entretener, y con El espía que surgió del frío me he entretenido mucho. Resulta una novela corta y rápida, y digo rápida porque, al haber más diálogo que narración, el autor da una sensación constante de dinamismo. Me han parecido buenísimos los diálogos y, sobre todo, las acotaciones a los mismos. Otro punto que me ha gustado de la novela, es cómo el narrador juega con con el lector, al que tiene tan despistado como a los personajes que no saben quién es el traidor, el doble agente o qué papel está jugando exactamente en la trama.
¿Qué no me ha gustado? Pues veo bastante débil la resolución de la novela. En un mundo despiadado, donde los espías se matan a tiros sin conciencia, un personaje sádico no puede hacer de repente un acto piadoso sin justificación argumental y más cuando ese acto puede ir en su propio perjuicio. Hay, además, algunos flecos de la trama que no quedan resueltos (¿Por qué Mundt fue aniquilando sistemáticamente a los agentes británicos?). Sin embargo, estos puntos negativos no empañan el buen sabor de boca que me ha dejado. Sin ser una obra grandiosa, cumple su función y se nota el oficio del autor.

Recomendado para: devoradores de best sellers, gente en busca de entretenimiento de cierta calidad y para  nostálgicos de la guerra fría.

SINOPSIS SEGÚN LA EDITORIAL: