jueves, 30 de octubre de 2014

EL CAFÉ DE LA JUVENTUD PERDIDA - PATRICK MODIANO

OPINIÓN:
Si bien el comienzo de la novela me resultó muy interesante por la magistral introducción progresiva de personajes en el espacio del café Condé así como  por el uso de varios narradores personajes en primera persona  y por la dosificación de la intriga que se genera por saber algo más de ellos, el desarrollo y final de la obra hizo que mi interés fuera decreciendo al encontrarme sólo con una buena técnica narrativa y el amor desbordado de autor por un París del que desconozco las muchas calles que menciona y la simbología de cada distrito al que el autor alude.
El café de la juventud perdida... ¿juventud perdida porque los jóvenes están desorientados o juventud perdida porque esos años han pasado? Tan ambigua como el título me ha parecido la novela; no sé qué ha querido decirme el autor, tampoco me ha hecho reflexionar demasiado. 
Recomendado para : lectores de Javier Marías.

SINOPSIS SEGÚN LA EDITORIAL:
París, años 60. En el café Condé se reúnen poetas maldi­tos, futuros situacionistas y estudiantes. Y aunque la nostalgia de aquellos años perdidos parecería ser el tema central de la novela, Modiano le da un giro sor­prendente. Porque En el café de la juventud perdida es también una novela de misterio: todos los personajes y las historias confluyen en la enigmática Louki. Cuatro hombres nos cuentan sus encuentros y desencuentros con la hija de una trabajadora del Moulin-Rouge. Para casi todos ellos la chica encarna el inalcanzable objeto del deseo. Louki, como todos sus compañeros de vaga­bundeo por un París espectral, es un personaje sin raíces, que se inventa identidades y lucha por construir un pre­sente perpetuo. Modiano recrea alrededor de la fasci­nante y conmovedora figura de Louki el París de su juventud, al mismo tiempo que construye una hermosísima novela sobre el poder de la memoria y la búsqueda de la identidad.