jueves, 4 de abril de 2013

EL MAESTRO DEL PRADO - JAVIER SIERRA

OPINIÓN:
Según el diccionario de la RAE, la séptima acepción de la palabra castaña es: 
7. f. coloq. Persona o cosa aburrida o fastidiosa.
 Pues bien, nos encontramos ante una novela castaña.
He aquí algunas de las notas que tomé leyendo el último trabajo de Sierra:
1.- Personajes estreotipados, estudiante con ansias de saber, monje erudito en  una biblioteca que no tiene libros sino volúmenes, maestro misterioso que ilumina a su discípulo.
2.- Trama simplona 
3.- Texto como pretexto para contar un montón de claves ocultas en cuadros del Prado. Podría ser un texto divulgativo pero es mejor ponerlo en medio de una trama castaña para venderlo como novela ya que así se coloca en el mercado con más facilidad. Si alguien se acuerda de El Mundo de Sofía, sabrá lo que es un texto como pretexto, pero aquel libro (perdón, volumen) tenía utilidad, La Castaña del Prado no.
4.- Diálogos preocupantemente infantiles.
Recomendado para: seguidores acérrimos de Cuarto Milenio y, en general, para personas que podrían llegar a creer que en el folleto de Lidl hay claves ocultas, más allá de lo subliminal, que contienen instrucciones de la Merkel para ejecutar una gran conspiración que lleve a Alemania a la supremacía económica mundial.

SINOPSIS SEGÚN LA EDITORIAL:
Al más puro estilo de los relatos de enigmas de Javier Sierra. El maestro del Prado presenta un apasionante recorrido por las historias más desconocidas y secretas de una de las pinacotecas más importantes del mundo, el Museo del Prado.

Una historia fascinante de cómo un aprendiz de escritor aprendió a mirar cuadros y a entender unos mensajes ocultos que difieren de la ortodoxia de la Iglesia católica, una institución que en el Renacimiento era visto más como opresores que como espiritual.

Una nueva obra que entusiasmará a los miles de seguidores de Javier Sierra.