sábado, 12 de noviembre de 2011

BILBAO - NEW YORK - BILBAO - KIRMEN URIBE

OPINIÓN:
No me ha gustado. No es una novela (ni siquiera una nivola). Lo narrado no me interesa en absoluto: es demasiado personal del autor, nada universal como se supone a una obra maestra. La forma de narrarlo es en períodos sintácticos cortos, sin riqueza. La supuesta innovación no se la veo por ninguna parte ¿es una innovación incluir un artículo de la Wikipedia? Si tuviera que ponerle un adjetivo a esta obra sería la definiría como infantil; ¿Por qué? Porque cuando un niño quiere escribir, lo primero a lo que recurre es a hablar de su papá, de su pueblo y de su abuelito. Y por acabar con el repaso, a la señora traductora y los señores editores se le  ha colado un delante nuestro en la página 163.
Si quieren salvar algo de Bilbao - New York - Bilbao agárrense a las mínimas dosis de realismo mágico y a las pueriles reflexiones sobre el proceso de construcción de la novela.
Que me perdonen los señores que conceden el Premio Nacional de Narrativa, pero se han lucido.
Recomendado para: gente de Ondarroa y para aquellos deseosos de encumbrar a alguien de su tierra a cualquier precio.


SINOPSIS SEGÚN LA EDITORIAL:

Cuando Liborio Uribe supo que iba a morir, quiso ver por última vez un cuadro de Aurelio Arteta. Pasó toda su vida en alta mar, surcó sus aguas a bordo del Dos amigos y, al igual que su hijo José, patrón del Toki Argia, protagonizó historias inolvidables, caídas para siempre en el olvido. Años después y frente a ese mismo cuadro, el nieto Kirmen, narrador y poeta, rastrea esos relatos familiares para escribir una novela. 


Bilbao-New York-Bilbao transcurre durante un vuelo entre el aeropuerto de Bilbao y el JFK de Nueva York, y desgrana la historia de tres generaciones de una misma familia. A través de cartas, diarios, e-mails, poemas y diccionarios, crea un mosaico de recuerdos y narraciones que conforman un homenaje a un mundo prácticamente extinguido, a la vez que un canto a la continuidad de la vida. 

Con esta novela, ganadora del Premio Nacional de Narrativa 2009, del Premio Nacional de la Crítica 2008 en lengua vasca, del Premio de la Fundación Ramón Rubial y del Premio del Gremio de Libreros de Euskadi, Kirmen Uribe debuta de manera deslumbrante en el panorama narrativo hispánico. Considerado uno de los más destacados renovadores de la literatura actual, se adentra en las aguas de la autoficción con una escritura rica, compleja y sugerente realmente conmovedora.