domingo, 19 de diciembre de 2010

EL COMPOSITOR DE TORMENTAS - ANDRÉS PASCUAL

PERSONAJES:
Matthieu: Hijo de la sirvienta de un escribano, éste lo adoptó al morir su madre. Su sueño es tocar el violín en una de las orquestas de la corte, está dotado de grandes facultades para la música.
Jean Jacques: Hermano adoptivo de Matthieu, también músico pero sin tanto talento como su hermastro.
Charpentier: Uno de los mejores compositores de la Francia de la época. Tío de Matthieu
Virginie du Rouge: Soprano de la corte.
Luis XIV y su corte: Ellos mismos.

Isaac Newton: Científico inglés y maestro de alquimia.

Steiner: Violinista y director de orquesta a punto de retirarse.


ARGUMENTO: La vida de Matthieu en París transcurre sin mayores problemas anhelando ser violinista en la corte de Luís XIV, el Rey Sol. Este deseo va en contra de su tío Charpentier, uno de los mejores compositores de la época pero, sin embargo, alejado de la vida cortesana.
Toco cambia para Matthieu cuando su hermano Jean Jaques es asesinado. Su tío, entonces, le revela que Jean Jaques estaba transcribiendo la melodía del alma: una música milenaria y embelesante cuyo contenido ayudará al alquimista Newton a crear la piedra filosofal.


OPINIÓN:
No me ha gustado, se me ha hecho bastante pesada por momentos. El ritmo es bastante irregular y, aunque hay páginas con un buen encadenado de acción, hay otras con descripciónes y pasajes que no aportan nada a la novela. La narración es muy clásica y descriptiva, estilo siglo XIX, con un narrador omnisciente demasiado patente para mi gusto, prefiero un narrador más sugerente que intérprete.
No le veo ningún sentido a empezar y terminar la novela en el año 2010, el grueso de la novela es un gran flash back mal enlazado con el presente.
Hay diálogos poco creíbles, como en el capítulo 8 del acto 1, cuando los personajes verbalizan cosas que ambos ya saben y dan por hecho, o el del capítulo 15 de ese mismo acto, cuando mantienen una larga convesación filosófica entre la humedad, moho y excrementos de la Bastilla cuando apenas disponen de tiempo.
Desde mi punto de vista también es una incongruencia que un personaje; el marinero, en el capítulo 18 del acto 1, deje a su padre a merced de los malos para escapar pero sin embargo espera a Charpentier cuando éste se tuerce un tobillo en la persecución. También es incongruente que Charpentier, rival de Lully, pase por su escuela en el capítulo 20 del acto 1 para recoger el violin de Matthieu. Pasajes como estos hay varios en la novela.
En el mismo capítulo 18 vemos una inexactitud histórica cuando el sicario le dice a Charpentier refiriéndose a su cuñada quizá me entretenga un rato con ella antes de matarla. Aún tiene la carne firme, en aquella época el canon de belleza femenina era una mujer rellena, no creo que tuviera nada que ver con la firmeza. 
Otra impresión que tengo es que las escenas de acción, como la caída de Libertaria, están mal descritas pues no te haces una composición mental de cómo es el puerto, dónde están los barcos, de dónde vienen los nativos etc.
Por otro lado, en el acto 2, aunque el ritmo es mejor, hay varias escenas que me parecen poco creíbles. Por ejemplo, cuando el barco de La Bouche y el de Misson están a la par y mantienen un largo diálogo a gritos  o cuando en el capítulo 13 de este mismo acto las negociaciones con el cacique Ambovombe dan demasiados vuelcos. Esta tendencia a la exageración un tanto infantil está a lo largo de toda la novela, como en los exacerbados diálogos amorosos entre Luna y Matthieu o la exagerada y utópica Libertalia.
La evolucion psicológica del protagonista, aunque sólo esbozada me ha gustado.
Resumiendo: recomendado para lectores de novela de aventuras  clásicas no demasiado exigentes, melómanos y amantes de la historia.